Preguntas frecuentes (F.A.Q.)

Alergias

Alergia es un mecanismo, genéticamente predeterminado, por el cual se presentan síntomas que le dan el nombre a cada “enfermedad alérgica”. Para que esto suceda, es necesario que el organismo haya estado previamente en contacto con una sustancia, generalmente proteica, y la haya reconocido como extraña, tras lo cual, ante una nueva exposición a esa sustancia, se desencadenará la reacción alérgica que llevará a la presencia de los síntomas.

En el aparato respiratorio: Rinitis alérgica. Asma. En el caso de la Rinitis, frecuentemente asociada a Conjuntivitis alérgica y Sinusitis.

En la piel: Dermatitis atópica / Eczema. Urticaria. Angioedema.

En los ojos: Conjuntivitis alérgica.

Otras: Alergia a alimentos, a venenos de ciertos insectos, a medicamentos y otros agentes farmacológicos.

Lo que se puede heredar es la posibilidad de manifestar alguna enfermedad alérgica en el transcurso de la vida, sin que ello implique necesariamente que se herede la misma enfermedad alérgica que padece alguno de los progenitores u otros antepasados.

En principio, los síntomas son por lo general, suficientemente claros como para sospechar el origen alérgico de la enfermedad. Para confirmar el diagnóstico existen estudios que se practican en el paciente (Testificación, Pruebas de provocación) y técnicas de laboratorio (dosaje de IgE específica para antígenos). Otras determinaciones de laboratorio como la IgE total sérica, no debe ser tomada como parámetro determinante para el diagnóstico (hay alérgicos con IgE “normal”).

Es un proceso inflamatorio de la mucosa de la nariz, que se manifiesta con la presencia de síntomas característicos:

    •    En la fase aguda: estornudos (generalmente varios, seguidos), eliminación de secreción acuosa por la nariz, picazón de nariz (puede sumarse de ojos, paladar blando y oídos).

    •    En la fase crónica: las secreciones se vuelven más espesas, congestión nasal con bloqueo, generalmente de a un lado por vez.

La Rinitis alérgica muy frecuentemente se asocia a:

    •    Conjuntivitis alérgica: picazón de ojos, enrojecimiento, mayor cantidad de lágrimas.

    •    Sinusitis: síntomas variables según la severidad (secreción mucosa en la faringe, cefaleas, dolor en la frente y en el rostro, dolor en la implantación de los dientes, etc.).

La Rinitis alérgica está considerada como un factor de riesgo independiente para desarrollar Asma. Esto significa que la falta de tratamiento adecuado de esta enfermedad puede hacer que, a cualquier edad, aparezcan síntomas de Asma. No hace falta ningún otro factor de riesgo (ej.: hábito tabáquico) para desarrollar Asma si no se trata como corresponde la Rinitis alérgica.

Control medio ambiental: es necesario conocer cuáles con los alérgenos responsables de la Rinitis para poder evitarlos o disminuir el contacto con ellos.

    •    Medicamentos como los Antihistamínicos (“antialérgicos”) sistémicos (Fexofenadina, Desloratadina, Rupatadina, entre otros) y locales (Azelastina), los corticoides locales (Budesonide, Fluticasona, Mometasona), Antileucotrienos (Montelukast). Los medicamentos con actividad sistémica se presentan en jarabes, gotas o comprimidos; los locales en spray o dispositivos dispensadores de polvo seco.

    •    Inmunoterapia específica: vacunas para el tratamiento específico de las alergias. Hay para administración inyectable subcutánea, gotas orales o sublinguales.

Es un proceso inflamatorio crónico de los bronquios, que se manifiesta con episodios que se repiten de tos (generalmente seca), dificultad para respirar, silbidos en el pecho, y opresión torácica, sin importar la intensidad de los mismos, desde muy leves hasta los muy severos. Estos síntomas pueden presentarse juntos o por separado.

Con los mismos principios que la Rinitis.

    •    Control medio ambiental.

    •    Medicamentos: depende de la severidad del Asma.

En términos generales, son insustituibles los Corticoides locales (Budesonide, Fluticasona, Mometasona). De acuerdo a la gravedad de la enfermedad se variarán las dosis y los requerimientos de otros medicamentos como los broncodilatadores de larga duración (Salmeterol, Formoterol), los antileucotrienos (Montelukast), hasta llegar a los anticuerpos monoclonales (Omalizumab). Los broncodilatadores de acción rápida (Salbutamol) se utiliza como medicación de rescate ante la aparición de síntomas.

    •    Inmunoterapia específica.

Es mucho más frecuente en niños que en adultos.

Se caracteriza por: enrojecimiento de la piel, inflamación, escamas, picazón e hinchazón de la piel. Puede haber filtrado de líquidos que forman costras. El rascado puede agregar infección.

Los alérgenos involucrados son: en lactantes y niños pequeños: alimentos. En adolescentes y adultos: metales, sustancias derivadas de plantas, materiales utilizados en ciertas profesiones y ocupaciones.

    •    Cremas humidificadoras.

    •    Agentes antiinflamatorios (corticoides) tópicos.

    •    Antibióticos. En niños en los que la piel tiene supuración, costras y dolor.

Las urticarias se presentan con lesiones inflamatorias, sobreelevadas, de la capa superficial de la piel, con  picazón, enrojecimiento y que varían en tamaño y pueden presentarse en cualquier lugar del cuerpo.

    •    Urticaria aguda: se produce luego del contacto con un alérgeno (alimento o medicamento con mayor frecuencia). Existen causas no alérgicas como calor, frío, o ejercicio físico, o picaduras de insectos.

    •    Urticaria crónica: generalmente no es producida por una reacción alérgica. Puede persistir durante muchos meses o años. Las ronchas pueden ser dolorosas. No son contagiosas.

    •    Evitación del desencadenante (si se puede identificar la causa de sus ronchas).

    •    Antihistamínicos orales.

Es la inflamación de las capas profundas de la piel. Puede presentarse junto con Urticaria. Ocurre generalmente en párpados, boca o genitales.

    •    Angioedema agudo: duración breve, desde unos minutos hasta algunas horas. Alérgenos más frecuentes: medicamentos       o alimentos.

    •    Angioedema crónico o recurrente: reacciones que se reiteran a lo largo del tiempo. Causa difícil de identificar.

    •    Angiodema hereditario: es una afección genética rara y grave. Inflamación en varias partes del cuerpo, incluso manos, pies, rostro, pared intestinal y vías respiratorias..

Sólo el 5 al 10% de todas las reacciones por fármacos son de origen alérgico.

Los medicamentos que más frecuentemente sensibilizan y desencadenan reacciones alérgicas son: antibióticos (Penicilina y sus derivados), aspirina y otros antiinflamatorios (Ibuprofeno), anestésicos locales, anticonvulsivos, anticuerpos monoclonales, quimioterapéuticos.

Los síntomas, que aparecen pocos minutos luego de su administración, son: Urticaria, picazón en diferentes partes del cuerpo, dificultad respiratoria, inflamación (generalmente en el rostro). Anafilaxia (reacción alérgica grave, que puede poner en riesgo la vida).

Es la reacción que se presenta pocos minutos después de la picadura de un insecto que inyecta su veneno, con el cual la persona se ha sensibilizado a través de contactos previos. Los más frecuentes son: abejas, avispas y hormiga colorada.

Los síntomas se manifiestan en el sitio de la picadura, y son: dolor, enrojecimiento, inflamación.

En la reacción alérgica grave (Anafilaxia), se encuentran: inflamación del rostro, garganta o lengua, dificultad para respirar, mareos, dolores abdominales, náuseas o diarrea, picazón o ronchas en extensas zonas del cuerpo.

Los alimentos que producen reacciones con mayor frecuencia son: leche de vaca, huevos, pescado, maníes, mariscos, soja, nueces, trigo.

Los síntomas son: ronchas o piel enrojecida y con picazón, nariz tapada, picazón, estornudos, ojos llorosos con picazón, vómitos, calambres estomacales o diarrea, angioedema (inflamación de labios y párpados).

En algunas ocasiones puede presentarse una reacción alérgica grave, Anafilaxia, con: inflamación del rostro, garganta o lengua, dificultad para respirar, mareos, dolores abdominales, náuseas o diarrea, picazón o ronchas en extensas zonas del cuerpo.

Evitar los alimentos que se sospechan como desencadenantes de reacción, y consultar con un Médico Especialista en Alergia e Inmunología acerca de las medidas a adoptar en caso de contacto involuntario con el alimento problema (en muchas ocasiones, oculto en preparaciones industrializadas).

Otras

Cómo colaborar

Cómo colaborar con Fundación AYRE

Si desea colaborar con la Fundación AYRE, complete el formulario en esta página y nos pondremos en contacto.

Ver más