Tratamiento del EPOC con nuevos medicamentos

Servicios Fundación AYRE

Tratamiento del EPOC con nuevos medicamentos

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad prevenible y tratable, que se caracteriza esencialmente por una limitación crónica al flujo aéreo poco reversible y asociada principalmente al humo del tabaco

Supone un problema de salud pública de gran magnitud, siendo la cuarta causa de muerte en el mundo. Se trata de una enfermedad muy prevalente, con un importantísimo consumo de recursos y con un aumento previsible de su incidencia en un futuro inmediato, ya que uno de los mayores problemas que se observa es el infradiagnóstico. Según datos del estudio EPI-SCAN, la prevalencia actual de la EPOC (definida por el criterio GOLD como un cociente FEV1/FVC < 0,70 postbroncodila-tación) en la población de 40-80 años es del 10,2% (15,1% en hombres y 5,7% en mujeres).

Los objetivos de su tratamiento son: aliviar los síntomas y prevenir las agudizaciones, mejorar la calidad de vida y la tolerancia al ejercicio, preservar la función pulmonar o reducir su deterioro, aumentar la supervivencia, prevenir, detectar y tratar precozmente las complicaciones y minimizar los efectos adversos de la medicación

Aspectos clave

  • Abandono del hábito tabáquico. Es la medida más eficaz y coste-efectiva
  • Tratamiento farmacológico de la EPOC estable.
  • Tratamiento de las reagudizaciones.
  • Autocuidado y educación sanitaria (actividad física regular, nutrición, correcta técnica inhalatoria y reconocimiento y manejo de las reagudizaciones)
  • Vacunaciones en función de recomendaciones locales.
  • Rehabilitación respiratoria.
  • Oxigenoterapia cuando está indicada.
  • Tratamiento de las comorbilidades

En la EPOC, ningún tratamiento farmacológico ha demostrado de manera concluyente modificar la progresión de la enfermedad, pero sí puede aliviar los síntomas, reducir la frecuencia y gravedad de las exacerbaciones y hospitalizaciones y mejorar la tolerancia al ejercicio y la calidad de vida

El tratamiento farmacológico ha de ser progresivo, adecuándose a la gravedad de la obstrucción y de los síntomas, así como a la respuesta del paciente a los diversos tratamientos.

Los broncodilatadores inhalados son la base del tratamiento farmacológico de la EPOC.

Los broncodilatadores reducen el atrapamiento aéreo, el grado de disnea y mejoran la tolerancia al ejercicio y la calidad de vida incluso si no se observa mejora en la espirometría. Por tanto, su efectividad no se debe evaluar únicamente por la mejoría en el grado de obstrucción (FEV1%)

De hecho, aunque en los ensayos clínicos la eficacia de los tratamientos para la EPOC se ha evaluado teniendo en cuenta la mejoría del FEV, esta medida tiene una pobre correlación con la disnea y la respuesta al ejercicio y actualmente la Agencia Europea del Medicamento establece que deben medirse asimismo como variable principal otras variables orientadas al paciente (nº de reagudizaciones y/o síntomas, mejora de la tolerancia al ejercicio o mejora en escalas específicas de calidad de vida).

Disponemos de un tratamiento que apunta a estos factores, por lo que puede contactarnos al respecto