Vacunas Sublinguales para ácaros en pacientes con Rinitis y Conjuntivitis alérgica

Servicios Fundación AYRE

Vacunas Sublinguales para ácaros en pacientes con Rinitis y Conjuntivitis alérgica

La Rino-Conjuntivitis se caracteriza por la reiteración de estornudos, mucosidad y congestion nasal, con o sin picazón de ojos y lagrimeo. Se debe identificar los alergenos que provocan dicha alergia.

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis consiste en una inflamación de la mucosa nasal y se caracteriza por síntomas como mucosidad nasal (rinorrea), estornudos, congestión nasal y/o picor nasal. Estos síntomas se presentan en días consecutivos o intermitentes, y se reiteran en el tiempo.

Los niños en edad preescolar pueden presentar solamente obstrucción nasal. Sin embargo, la obstrucción nasal como único síntoma raramente está asociada a la alergia.

La rinitis alérgica es la forma más frecuente de rinitis no infecciosa y está asociada a una respuesta inmunitaria mediada por IgE ante la presencia de alérgenos.

¿En qué consiste la conjuntivitis alérgica?

La conjuntivitis alérgica es una enfermedad asociada habitualmente a la rinitis alérgica, caso en que se denomina rinoconjuntivitis alérgica. Los síntomas consisten en lagrimeocy escozor ocular, así como congestión y enrojecimiento.

La conjuntivitis alérgica se produce con mayor frecuencia con alérgenos de exterior (pólenes y mohos) que de interior. De hecho, en algunos estudios sobre alergia al polen, la conjuntivitis está asociada a la rinitis alérgica en el 75% de los casos.

Tratamiento Adecuado

El tratamiento farmacológico de la rinoconjuntivitis alérgica se debe adaptar a los síntomas del paciente y a la gravedad de éstos.

Actualmente se dispone de medicamentos tópicos y orales. Los tópicos son útiles para tratar de forma aislada el órgano afecto. En este caso, existen antihistamínicos, descongestionantes y corticoides intranasales. Los descongestionantes sólo se recomiendan durante breves períodos de tiempo y en caso de obstrucción nasal intensa. Los antihistamínicos nasales son útiles cuando predomina la rinorrea, pero los corticoides nasales son los fármacos que han demostrado ser más eficaces para el tratamiento de la rinitis alérgica. Para aplicación ocular en forma de colirio, se dispone también de antihistamínicos, muy útiles cuando los síntomas predominantes son el picor ocular y el lagrimeo.

En cuanto a la medicación oral, los más extendidos y útiles para un control global de la enfermedad son los antihistamínicos orales, aunque para el control de la congestión nasal son más útiles los corticoides intranasales. Siempre que sea posible, se deberá utilizar un antihistamínico de segunda generación debido a razones de seguridad, por producir menor número de efectos secundarios (somnolencia). 

Investigaciones necesarias

Debe realizarse una evaluación clínica y una investigación de alergias. Esto último confirma el diagnóstico de Alérgica, ya que existen otras causas de Rinitis No Alérgicas. Se puede realizar con Prick test, método sencillo y confiable por punctura en piel, que permite identificar los elementos que provocan alergia en el paciente.

Los alérgenos (elementos que provocan alergia) más comunes en nuestro medio son los ácaros del polvo, y los pólenes y pelo/descamación de mascotas en menor proporción. Cuando no se pueden evitar los alergenos, se debe evaluar la posibilidad de realizar un tratamiento que reduzca esa sensibilidad, con vacunas sub-cutáneas o sub-linguales.

Disponemos de la posibilidad de realizar tratamiento desensibilizante sub-lingual para ácaros en estos pacientes. Puede contactarnos al respecto